Rss Feed
  1. Elegir

    miércoles, 23 de febrero de 2011

    ---Palomares...Palomares...¡Palomares!
    Palomares despertó de pronto y se levantó de un salto, a su lado estaba Julia zarandeándolo suavemente para que despertase.
    --- Estoy despierto, ¿que pasa? ¿es el bebé? ¿necesitan algo? ¿Vilma sigue bien?--- la retahila de preguntas salio de su boca sin dar tiempo a que Julia contestase a una sola de ellas y no pudo evitar una sonrisa al ver el estado en el que se encontraba el cura.
    --- Están bien, pero sigue dormida y va a seguir así un buen rato, así que vete a ducharte y cena algo, luego vuelves.
    --- No hace falta de verdad, si estoy bien; solo me quede dormido un minuto pero ya estoy despejado, yo me quedo aquí tu vete a descansar Julia.--- A la vez que hablaba se sentó bien en la silla, y comprobo que Vilma seguía durmiendo tranquila y le coloco un mechón de pelo detrás de la oreja.
    --- Palomares llevas toda la tarde en esa silla, es normal que te quedes dormido, date una ducha, despeja, yo me quedo aquí, y cualquier cambio te aviso. En ese momento se abrió la puerta de la enfermería y entro Ainhoa.
    --- Vete anda, yo me quedo también.
    --- De acuerdo, como algo, me ducho y vengo, cualquier cosa...---mientras hablaba se puso en pie y soltó la mano de Vilma, agachándose para darle un beso en la frente.
    --- Que si, mandaré a alguien a avisarte-Ya casi estaba en la puerta cuando giró:
    --- Pero y si despierta...
    --- ¡Palomares que vayas a cenar!
    La puerta se cerró y Ainhoa se echo a reir mientras Julia divertida negaba con la cabeza.
    --- Lleva aquí toda la tarde ¿no?
    --- Toda la tarde sí, ya ni se me ocurre decirle que se vaya a dormir a su camarote.
    --- No lo hagas, no te hará caso; quise quedarme a la hora de la comida y no hubo manera.
    --- Vamos a tener que traer un colchon para él, ya no se como decirle que esta bien, he llegado a poner el ecógrafo para que oyese el latido del bebé, pero nada.
    --- ¿Entonces por qué no despertó aún?
    --- Antes despertó un par de minutos pero aún tenía dolores así que le puse un sedante muy fuerte, para evitar cualquier problema, despertará en una hora o así,pero creeme Ainhoa, ahora mismo no hay peligro; fue solo un buen susto.
    La chica asintió con la cabeza y le habló a Vilma:
    --- Despierta pronto, que nos preocupaste a todos, además, eres la única capaz de calmar a Palomares. Julia asintió con la cabeza y se sentó al lado de Ainhoa a mirar unos papeles.

    Mientras tanto Palomaras había pasado por la cocina donde había cenado dos bocados con Sálome y Burbuja y despues de asegurar a este que el bebé estaba en perfectas condiciones y que en unos cuantos meses estaría allí para jugar con él se fue a las duchas, abrió el agua caliente y se metió debajo para intentar despejarse y aclarar su mente, según el agua iba empapándolo rompió a llorar, era culpa suya, lo que Vilma necesitaba era tranquilidad y el había provocado todo lo contrario, daba igual que Julia le dijese que era normal en su estado, era culpa suya, y nadie podía convencerlo de lo contrario, desesperado le pegó un puñetazo a la pared:
    --- ¡Joder! ¡¡Joder!! ¡¡Joder!! ¿Qué me esta pasando?
    Justo en ese momento Piti entro al baño:
    --- ¿Ei tío, estás bien?
    --- Sí, sí, en un rato salgo.
    --- Vale, te espero en la enfermería.---Piti no dijo nada más y cerró la puerta, Palomares no estaba bien, pero él no sabía como ayudarlo.

    Después de que Piti entrase al baño entró mas gente así que Palomares había acabado en cubierta, al menos allí estaba tranquilo y podía pensar. "A ver Andrés...centrate, eres cura, cura, sacerdote, tu quisiste ir al seminario, tu decidiste este camino para ti. Sí, pero eso era antes, antes del fin del mundo, antes de...antes de ella. Las cosas han cambiando, todo ha cambiado, nada es como antes, quizás por eso me siento así, en otras condiciones no me pasaría esto con ella...Es eso, por muy cura que sea esta situación que estamos viviendo afecta a cualquiera; he perdido a toda mi familia y necesitaba sentirme cercano a alguien, que no estaba solo...eso es, por eso me pasa lo que me pasa con ella, no por otra cosa, tengo que centrarme y ya lo hablé con ella, es mi amiga, nada más que una gran amiga, como una hermana a la que quiero. Eso. Ya estuve enamorado una vez y mi fe estuvo por encima, esto no es lo que sentía por María...y tanto que no lo es, es completamente distinto, es más, es necesitar saber donde está en todo momento, es necesitar saber que está bien antes de irme a dormir cada noche, es necesitar que sepa que no esta sola, que me tiene a mi. Que no, es como una hermana, ya llegué a esa conclusión. Tengo que dejar de plantearme esto, no puedo seguir dudando" Sus manos se aferraban fuertemente a la barandilla a la que le dio una patada.

    --- ¿Pero a quien narices pretendo engañar?---se preguntó a si mismo en voz alta. "Ni fin del mundo ni nada, siento lo que siento y no puedo negarlo, tengo que dejar de buscar excusas, estoy enamorado de Vilma. Me he enamorado de Vilma. Me he enamorado de ella y no porque seamos los únicos habitantes del planeta ni porque la situación sea desconcertante, me he enamorado de ella porque nunca había conocido a una mujer así, desde el primer momento en que la vi algo que no debía se movió en mi, desde el primer momento me preocupe por ella como por nadie más, y esto cada vez se hace más grande, ya no me llega con estar a su lado como un amigo, cada vez que me mirá tengo ganas de besarla...no puedo seguir negándomelo a mi mismo, ni a ella...por muy cura que sea...esto es más fuerte, la quiero a ella por encima de todo y negarlo no está haciendo ningún bien"
    Entonces recordó porque se sentía culpable, el beso, ese beso que no debían haberse dado hace dos noches cuando la encontró en la cocina porque no podía dormir, hablando como siempre, contándose cosas que no contarían a nadie, ese beso...un leve roce en el primer momento y después desesperado; ese beso que el había querido negar, que lo había hecho mantenerse distanciado de ella, ese beso que los había hecho discutir...y recordó todo lo que habían pasado hasta ese momento, cada frase, cada momento, cada mirada, cada sonrisa...recordó las frases que habían hecho daño: "Si hice algo que te hizo pensar que había algo más que amistad lo siento, pero igualmente te ayudaré en lo que sea" "Si yo solita hice todo esto, yo solita voy a arreglarlo, no necesito tu puta condescendencia" y recordó la última frase que Vilma había dicho antes de desmayarse, cuando la discusión ya había acabado y habían quedado como amigos..."Estoy viviendo el puto fin del mundo, preñada y enamorada hasta las trancas de un cura...lo mio es joderla a lo grande ¿eh?" y esa sonrisa que le había dedicado pero que no llegaba a sus ojos y había hecho que a él se le viniese el mundo encima. Y se dio cuenta, no tenía que tomar una decisión, sabía lo que quería, metio la mano en el bolsillo y en ese momento escuchó a Piti detrás de él.
    --- Padre deja de procuparte y ven, que Vilma se está despertando. Aviso a Estela y Ramiro y bajamos.
    Palomares sonrió y sintió como un sentimiento de alivio lo recorría, acababa de hacerse una promesa a si mismo, más fuerte que ninguna de las que podía haber hecho nunca, más fuerte que la que hizo en el seminario, estaba enamorado de Vilma y se acababa de prometer vivir lo que sentía, no dejarla escapar y hacerla feliz, tener una familia con ella, no iba a renunciar a ello. Antes de bajar abrió la mano y tiró el alzacuellos al mar.
    |


  2. 3 comentarios:

    1. Paula dijo...

      Elige a Vilma, elige a Vilma!! Y a cumplir tu promesa :)

    2. Argen dijo...

      me encanto!! precioso! =D

    3. Azahara dijo...

      que chula me ha encantado ahora voy a leer la de Creo en ti que es la continuacion no???

    Publicar un comentario