Rss Feed
  1. Piti se llevó las manos al cuello y se empezó a poner colorado y a hincharse cada vez más. Todos sus compañeros estaban alarmados.
    -¡Salomé! ¡Hay que darle algo!
    -Tranquilos chicos a ver qué tengo por aquí!
    La cocinera fue mirando uno a uno los productos de los que disponía: una lata de refresco (primer plano de la etiqueta: COCA-COLA), un bol de ensalada (primer plano de la etiqueta: ISABEL) y... un kiwi!
    -¡Esto servirá!

    Sálome se acercó corriendo con el kiwi en la mano, ante la mirada asombrada de todos, los que más Vilma y Palomares que todavía en paños menores observaban la escena como si se tratase de una película; Salomé se acercó a Piti y le metió el kiwi en la boca a presión.
    --- ¿Pero que haces?--- preguntó extrañada Vilma.
    --- El kiwi tiene propiedades antiestamínicas, parará su reacción alérgica---dijo Ulises volviendo a sentirse importante, pero una risa malévola interrumpio la explicación, todos miraron a Piti que habló con la voz de Gamboa:
    --- Es tarde...lo he poseído!!

    Piti escupió el kiwi de golpe y siguió hablando con el acento sudamericano de Gamboa.
    -Como me habéis matado pienso cobrarme todas las muertes que pueda! Empezando por el tonto del chicle!
    En ese momento Ramiro se acercó CORRIENDO a Piti y se puso a hablar con el Gambas, o al menos lo intentó.
    -Gamboa! Pensé que eras mi amigo, que la CIA nos estaba vigilando todo este tiempo! Y yo que no me daba alegrías en el baño por si me estaban grabando...

    Piti-Gamboa rió de nuevo incluso más malévomente que antes, empujó a Ramiro al suelo y empuñó un tenedor a modo de arma:
    --- Ahora me vengaré!!!!--- Todos se habían juntado y retrocedían hacia la pared, Ramiro se levantó y los siguió a saltitos.
    --- ¿Vuelvas a cojear? Tu cojera es como el Guadiana tío--- comentó Vilma detrás de Palomares, Estela cogida a este y a Ulises pegaba gritos como una histérica:
    --- ¡¡Tenemos que hacer algooooooooo!! Que aunque tenga su cuerpo la voz no es la misma para decireme cochinadas.
    --- A mi no me mireis, que ya me dio de ostias una vez--- dijo Ulises levemente avergonzado.

    -Oye potrilla al cura le sueltas que ya te veo las intenciones- dijo Vilma. Estela se soltó por miedo a que la volviese a dar de ostias, pero se volvió para hablar con el rubio.
    -Palomares tienes que hacer algo, tú eres cura! Tienes el poder divino en ti!
    Palomares quedó pensativo, y entonces avanzó con su toalla hacia Piti-Gambas y cogió la cruz que llevaba colgada en su cuello y la dirigió hacia su cara:
    -Por el poder de Dios, osease yo mismo con este cuerpazo, te obligo que salgas del cuerpo de Piti bichejo asqueroso!!! Muere, muere!
    La cruz empezó a despedir una luz muy intensa...

    ---Oye Ricardo, con la crucecita esa ahorrabamos un huevo en electricidad---comento De la Cuadra.
    --- Julián...¡¡que ahora no es momento hombre!!--- El resto miraban impresionados como la cruz despedía luz, llegó a formar un escudo en torno a Piti-Gamboa pero no parecía llegar del todo.
    --- Es demasiado fuerte---dijo que Palomares que sudaba por el esfuerzo, incluso se escurrría su toalla que cogía con una mano--- teneís que repetir conmigo mi himno.
    --- ¿El padrenuestro?---preguntó Salomé
    --- No, la macarena.

    Todos comenzaron a cantar la macarena a la vez pero nada sucedía. Entonces Palomares se giró a mirarles y frunció el ceño.
    -¡¡Pero tenéis que bailar también!!
    Todos le hicieron caso, algunos con más salero que otros; cabe decir que el movimiento de caderas de De la Cuadra no dejó indiferente a nadie. Entonces el escudo se cerró sobre Piti-Gambas y se escuchó un grito, y una nube de vapor subió al cielo. Ante todos volvió a aparecer Piti, que dijo...

    -- ¡La ostia! ¡¡Padre me has salvado!! Veo la vida con nuevos ojos!!--- se acercó corriendo a Palomares y lo abrazó--- se sumaron todos al abrazo y Piti se apartó de nuevo:--- Palomares creo que te quiero --- Pitufina se echó a llorar, Estela se puso blanca y se cayó redonda al suelo, Vilma no sabía si pegarle a una colleja o una ostia bien dada, Ainhoa estaba en shock, Ulises pensaba como salvarlos de aquella situación y mientras se escuchaba a De la Cuadra decir: "La posesión lo ha dejado amariconado" Ramiro se acercó a una esquina y se sentó abrazando sus rodillas: y empezó a llorar diciendo:
    --- ¿Por qué a él? Pilar y Pedro empiezan por P....era para mi, era mio....

    Piti ignoró a Ramiro, como solía hacer todo el mundo en aquel barco, e hizo algo que nadie esperaba: le plantó un beso en los morros a Palomares. Pero un beso de los buenos. Todos miraban con la boca abierta la escena, en especial cierta chica preñada.
    -Dios, nunca pensé que algo así podría ser tan erótico.
    Palomares se separó de Piti y le dio una colleja de las de su abuela:
    -¿Pero qué haces? Que yo soy hetero, y CURA!
    -- Pero Palomares ¡yo te quiero!
    --- Y yo a ti, pero como un amigo, ¡aparta que te estoy viendo!--- le gritó viendo como Piti acercaba la mano peligrosamente a su toalla.
    --- Sí, sí, pero lo primero que ha dicho es que es hetero, no cura...---comentó Noa dándole un codazo, Piti corría detrás de Palomares intentando darle otro beso y Vilma pensó que aquello ya pasaba de castaño oscuro por muy erótico que fuese, así que fue al camarote de los chicos a buscar agua bendita. Detrás de ella fue Ramiro, pero salió a cubierta diciendo que la vida sin Pilar y Piti no era vida....

    Cuando Vilma iba por el pasillo la adelantó Palomares huyendo de Piti, con tan mala suerte de que al chico se le cayó su toalla al suelo... Piti llegó y la cogió.
    -¡Oh! Voy a guardarla siempre! -Y entonces la empezó a abrazar como si de un peluche se tratase.
    Palomares corría hacia el camarote tapándose como podía, y al llegar allí cerró la puerta de golpe, sin fijarse en que sentadita en su cama y alucinando estaba la inocente Valeria.
    -¡Mierda! ¡Me he equivocado de camarote!

    -- ¿Y eso que és?--- preguntó la niña señalando a las partes nobles de Palomares.
    --- Valeria, bonita...¿me das algo de ropa?--- la dulce e inocente, hasta ese momento, niña asintió y le dio lo primero que tenía a mano para que se tapase. Al acabar de vestirse un grito de niña inundó el pasillo y Palomares salió delante de Valeria, para descubrir que era Piti quien había gritado:
    --- Ahhhhhhhhhhhhhhhh, has roto la toalla, ¡yo te mato!¡Envidiosa!--- el grito era para Vilma que había tropezado con él y se había agarrado la toalla para no caer, ante ese panorama Palomares salió a poner orden, ataviado con uno de los delantales de Salomé.

    Pero como era de esperar lo menos que consiguió fue poner orden. Piti puso ojitos de enamorado y se quedó mirando a Palomares, mientras Valeria, que estaba detrás de él, no paraba de gritar "¡Se le ve el culo, se le ve el culo!". Entonces llegó De la Cuadra y casi le da algo al ver la escena.
    -¡Pero Padre! ¿Qué hace usted vestido así? Eso... ¡eso es un delantal de mi Salomé! ¡Degenerado!
    Las collejas volaban sin parar hacia la coronilla del Pater, hasta que apareció Salomé al final del pasillo...
    -Oye pues le queda mejor que a mí...

    Ante la frase de Salomé su novio se giró para decirle que a nadie le quedaban tan bien los delantales como a ella y Palomares aprovechó el momento, pero ante él tenía una difícil decisión: ¿Huir o taparse el culo?, en ese instante notó como una mano se posaba en su parte trasera y se giró para encontrar que la mano era de Piti.
    --- ¡¿Pero tu estás tonto?!---pegó un bote y se pegó a la pared; para su mala suerte su grito alertó de nuevo a De la Cuadra que se acercó a él y le dio una colleja.
    --- ¡A mi hombre nadie le pega!--- Piti saltó encima del primer oficial cual adolescente desvocada y consiguió tirarlo al suelo.

    Piti y De la Cuadra cayeron al suelo y se desmayaron del golpe. Mientras todos los presentes se arremolinaban a su alrededor Palomares aprovechó y salió corriendo con el delantal hacia la cocina, con tan mala suerte de encontrarse con alguien allí: Ricardo Montero, el capitán, que se estaba comiendo un bocadillo de chorizo. Con todo lo que había visto en ese barco ni se inmutó.
    -Padre, ¿quiere un poco? También hay galletas por ahí, aunque veo que me puede cocinar algo mejor.

    --- La verdad es que preparo una tortilla de patatas estupenda, pero ahora tengo un poquito de prisa--- el Capitán asintió con la cabeza y se apartó para dejarlo pasar--- ¿me da un mordisquito?
    --- Tome Padre, muerda, para coger fuerzas para la escapada--- y miró lo que pasaba.
    --- Yo le hago el boca boca---gritó Estela
    --- Te voy a romper yo a ti la boca de un golpe--- gritó Pitufina --- Piti abrió los ojos antes de desmayarse de nuevo y preguntó:
    --- ¿Palomares?
    --- Buena pregunta--- apostilló Vilma que no daba crédito a la escena.
    --- Por allí--- señaló Montero--- ¿quiere bocadillo Vilma?

    Vilma saltó los cuerpos desmayados de Piti y De la Cuadra y emprendió la búsqueda de PAter no sin antes coger lo que quedaba de toalla roja.
    -Piti es mio que yo me lo centrifugué!
    -Si fuera por esas el 80% de los del barco serían tuyos zorra!
    A medida que Vilma avanzaba en busca de Palomares los gritos se hacían más tenues lo cual le ayudó a oír una puerta cerrándose, la del camarote de los chicos y sin pensarlo entró.
    -Se llama antes de entrar- Dijo un despistado Palomares pensando que se trataría de uno de los chicos mientras se quitaba el delantal
    -Esto yo no quería molestar... venia a .... entregarte tu toalla...
    |


  2. 0 comentarios:

    Publicar un comentario