Rss Feed
  1. Creo en ti. Capítulo Cuatro

    jueves, 3 de marzo de 2011


    Al escuchar el ruido Palomares y Vilma se separarón, él se llevo un dedo a los labios para indicarle que se mantuviese callada y los dos pudieron oír como alguien se dirigía hacia el comedor, Vilma miró a su alrededor y vió la escena que quien fuera que llegase iba a encontrarse; ella estaba en bragas y sujetador sentada encima de la mesa todavía con la respiracion agitada, Andrés no estaba en mejores condiciones que ella y además él no podía disimular el tipo de momento que habían estado compartiendo, para rematarla toda su ropa se encontraba esparcida por el suelo, la mesa o donde hubiese aterrizado ya que obviamente no se habían preocupado de que hacer con ella, sólo de quitarla del medio porque suponía un estorbo. Los pasos sonaban cada vez más cerca y Andrés la ayudó a bajar de la mesa y se agachó para recoger la ropa e írsela pasando para conseguir un aspecto lo más presentable posible:

    --- No encuentro tu camiseta...a saber a donde la mande--- le susurró en voz baja.
    --- La mía la tienes en la mano, la que no aparece es la tuya--- Vilma estaba a punto de echarse a reír por los nervios del momento y que él confundiese sus camisetas no la estaba ayudando a evitarlo, aunque era comprensible, las dos eran un bulto blanco deforme.
    --- Perdona, toma acaba de vestirte, ponte la chaqueta también --- Vilma se pusó la ropa y escuchó como la persona que subía paraba en algún sitio, lo que les dio tiempo de acabar de adecentarse.
    --- Joder que fría está--- comentó al meter los brazos por la chaqueta.
    --- ¿Tú notas la ropa fría? ¿Tú?--- le comentó él acabando de ponerse los pantalones con cara de sufrimiento, ahora sí que no pudo evitarlo y se echó a reir a carcajadas, tapándose la boca para evitar que se la escuchase. Él no pudo evitar reir también al ver su reacción: ---Deja de reirte y ayúdame a buscarla.
    --- Voy, voy, lo siento--- le contestó intentado aguantar las carcajadas.
    --- Déjalo, déjalo que ya están ahí.--- Y en el mismo momento que Vilma encontraba su camiseta debajo de la mesa y la sacaba de allí con un pie el Capitán Montero apareció ante sus ojos subiendo las escaleras.

    --- ¿Que hacen aquí arriba a estas horas?
    --- Capitán...--- antes de que Andrés siguiese hablando Vilma dio un paso al frente:
    --- Me levanté a hacerme una infusión, por la acidez de estómago ya sabe; y como no quería venir sola desperté a Palomares, y cuando estábamos en la cocina la tormenta empezó a arreciar y oímos un ruido muy fuerte, como si una de las velas se soltase. Vilma lo miró un segundo y él acudió en su ayuda para acabar la historia:
    --- Así que salimos fuera y efectivamente una de las velas estaba mal amarrada, la atamos bien y entramos, pero con la que está cayendo mire como nos hemos puesto, nos chorrea la ropa--- añadió cogiendo su camiseta del suelo para enseñarla como ejemplo.
    --- ¿Pero ustedes se encuentran bien?--- los dos asintieron y Montero siguió hablando--- Entonces bajen a las duchas, quítense esa ropa y dense una buena ducha caliente, a estas horas aún pueden disfrutar del agua sin las restricciones que acababo de volver a arrancar la caldera; y les hace falta, sobretodo a usted Vilma, no queremos que enferme en su estado--- añadió mirando a la chica con ternura.
    --- Muchas gracias Capitán --- dijeron a la vez.
    --- Gracias a ustedes dos por salir, aunque para la próxima usted quédese dentro Vilma, es más seguro, menos mal que se le ocurrió despertar a Palomares--- Vilma asintió--- y váyanse ya que van a acabar con una pulmonía. Vilma y Palomares echaron a andar hacia el baño sin decir una palabra y al llegar cerrarón la puerta, se apoyaron en la pared uno enfrente del otro y ya no pudieron aguantar más la risa.

    --- Buah chaval, no me lo creo, casi nos encuentra el Capitán ahí...que verguenza, joder que verguenza.
    --- Ostia, no pase tanta verguenza en mi vida y además a medio vestir.
    --- ¿Ostia? Esa boca, hace dos días no eras tan mal hablado--- le dijo Vilma metiéndose con él.
    --- Hace dos días tampoco hacía esto--- le respondió acercándose y robándole un beso, justo sepárandose cuando Vilma reaccionaba--- además si nos vamos a poner a hablar de hacer cosas malas ¿cómo es eso de la vela que se soltó?
    --- Primero: hemos salido ganando con el cambio. Segundo: no vuelvas a apartarte hasta que haya terminado de besarte--- se acercó a él y fue ella quien lo besó ahora tomando su labio inferior entre los suyos mientras se separaba --- nunca, y tercero: ¿que querías que le dijese? Verá Capitán...es que estoy enamorada del cura, y resulta que pensaba que él no me quería, pero resulta que sí, ¡me lo acaba de gritar! ¡Y me ha besado! Y también me ha vuelto loca con esas manos y esa boca que tienen poco de castas y puras; lo veo información excesiva para darle al Capitán, ¿no te parece?
    --- Me parece que después de decirme esa frase lo vas sano va a ser que te metas en la ducha antes de que no te deje llegar a ella. Vilma rió y se acercó a su taquilla para coger las cosas y ducharse, con la cabeza metida dentro y sin mirarlo le comentó:

    --- Aunque quizás es una suerte que haya aparecido; no pienses que no quiero porque vaya si quiero...y más después de probar lo que puede ser pero...
    --- El bebé, yo también lo pensé --- ella se giró a mirarlo mientras hablaba--- bueno realmente caí en la cuenta cuando se movió, porque hasta ese momento estaba demasiado perdido en ti como para pensar en nada más. Lo más importante es él, así que si tenemos que esperar no pasa nada, él niño es lo primero y además nosotros tenemos todo el tiempo del mundo por delante, ¿no? --- Vilma no pudo evitar emocionarse ante sus palabras y en dos zancadas cruzó el vestuario y se lanzó a abrazarlo.
    --- Definitivamente, te quiero.
    --- Algo me habías comentado sí...--- le dijo sonriendole.
    --- ¿Quien? ¿yo? Te imaginas cosas Palomares.
    --- Claro... pasa para la ducha anda, que vas a acabar acatarrándolo.
    --- Ya voy, ya voy...--- Vilma cogió la toalla, se desnudó y entró a la ducha, mientras Palomares evitaba mirarla; todo su cuerpo agradeció el chorro de agua caliente que cayó sobre ella, se limitó a estar allí debajo y disfrutar de la extraña sensación de poder darse una ducha caliente, estuvo así unos minutos, sin pensar en nada, sólo disfrutando de la sensación, hasta que se dió cuenta de que Andrés aún no había entrado a la ducha.
    --- Te comentó que tengo pensado acabar el agua caliente, así que va a ser mejor que entres.
    --- Tú duchate tranquila, que yo ahora voy --- Vilma notó algo raro en su tono de voz y abrió los ojos:
    --- ¿Andrés que te pasa?--- Lo miró y estaba sentado en uno de los bancos, con tan solo la toalla y esperando.
    --- Nada, ¿que me va a pasar?
    --- Que en este barco habrá mucha lerda, pero yo no soy una, ¿qué pasa?
    --- No es nada --- ante la mirada de ella se acercó a la ducha pero permaneció del otro lado de la mampara, apoyo los brazos en ella y habló:

    Vamos a ver, es la primera vez en seis años que toco así a alguien, que alguien me toca así, que alguien me hace sentir lo que tu me has hecho sentir; todo lo que has provocado en mi...hacía 6 años que no lo notaba, y además ha sido mucho mejor de lo que yo recordaba. No hay nada que ahora me apetezca más que ducharme contigo, excepto dormir contigo, pero no voy a ser capaz de hacerlo esta noche.Lo siento --- Vilma le miró y comprendió lo que le acababa de decir, le sonrió y se puso de puntillas para acariciarle la cara y darle un beso en los labios que no duró tres segundos.
    --- No pasa nada, ahora yo voy a ser una buena persona, cosa rara en mi, voy a salir de aquí y dejar que te duches y te relajes, irme a dormir y soñar con cierta declaración a voz en grito, porque por muy cursi que haya sonado es lo que voy a hacer hoy; eso y disfrutar sabiendo que este enano está bien.
    --- Gracias--- antes de que pudiese besarla Vilma se giró y manipuló el mando de la ducha:
    --- Y mira si soy amable que te abrí el agua fría--- le dijo con su sonrisa malévola. Ella salió de la ducha y el entró todavía con la toalla en torno a la cadera. --- Buenas noches.
    --- Vilma, vuelve aquí y dame un beso como es debido.
    --- Pero acabas de decir...
    --- Pero eso no quiere decir que no puedas besarme.
    --- ¿Seguro?--- preguntó volviendo a entrar en la ducha, él asintió y puso las manos en su cintura para conseguir que ella diese el paso, una vez más ella acercó la mano a su pecho y cuando estaba a punto de tocarlo volvió a coger la cadena y usarla para acercar su cabeza a la de ella manteniendo sus cuerpos separados. Una vez más esa noche Vilma se sintió volar entre sus brazos, la manera en que la besaba hacía que todo su cuerpo se estremeciese y la manera en que sus manos la sujetaban conseguía que se volviese loca, era todo dulzura pero eso no impedía que su agarre en ella fuese firme impidiéndole apartarse, quiso acercarse a él y resbaló, se agarró a él para no perder el equilibrio y Palomares se movió para evitar que se cayese con lo cual acabaron contra la pared, Vilma había dado con la espalda en ella y Palomares estaba completamente sobre ella, lo único que los separaba era la toalla.

    --- Lo siento, lo siento, lo siento.
    --- No pasa nada--- se apartó un poco, pero apoyó el antebrazo en la pared al lado de su cabeza--- Vilma, solo me refería a que hoy necesitaba una ducha fría, no a que tuviesemos que mantener las distancias, porque no voy a hacerlo--- Y dicho eso la besó por enésima vez en menos de 2 horas, fue un beso violento, que Vilma intentó controlar al principio, pero acabó por darle total acceso a su boca, alzó una mano pero antes de acabar el movimiento Andrés la cogió y entrelazó sus dedos con los de ella, subiendo las manos a un lado de su cara y repitiendo lo mismo con la otra mano bloqueando cualquier movimiento que ella quisiese hacer; Vilma estaba atrapada entre la pared y él, completamente a su merced y él le estaba demostrando que no tenía intención alguna de marcar una distancia entre los dos---¿ves?---Los dos dejaron escapar un suspiro y él soltó sus manos, cogió su cara y se la levantó hasta que volvió a besarla esta con un beso dulce, calmado pero casi eterno--- ¿Es una mejor manera de decir buenas noches no?
    --- Completamente de acuerdo, si era la idea que yo tenía, pero claro me confundes; si al final va a ser que ningún tío sabe explicarse--- respondió mientras salía de la ducha, su tono de voz dejaba claro que estaba bromeando para relajar el ambiente. Mientras Andrés se duchaba ella se cambió y se secó el pelo lo suficiente para quitarle la humedad, dándole tiempo a él de recuperarse, se sentó para recoger la ropa que había dejado allí tirada y le habló por primera vez desde que habían compartido el último beso:
    --- ¿Sabes qué? Al final De la Cuadra tenía razón, son las cuatro de la mañana y tu y yo estamos en la ducha juntos. Quien diría que ese cabestro tenía alma de celestina--- con esa frase consiguió que Palomares riese con ganas, se acercó a la mampara y se puso de puntillas, el se acercó a ella y Vilma llevo a cabo otra vez su nuevo movimiento favorito: enrredó sus dedos en la cadena y se lo acercó para darle un corto beso. Nada más separarse Palomares comentó:
    ---¿Te gusta la cadena eh?
    --- No lo sabes tu bien...además me viene perfecta, así consigo solo acercarme a tu boca y no hay peligro. Buenas noches--- le dijo con otro suave beso, definitivamente su pensamiento del principio de la noche era cierto, ninguno de los dos quería separarse del otro, pero esta vez le tocaba a ella hacerlo por él. Se apartó, cogió el cesto de la ropa y cuando ya estaba en la puerta giró y vió como él la miraba sonriendo, le devolvió la sonrisa y cerró la puerta.

    Palomares apoyó la cabeza en la pared y dejó que el agua fría cayese sobre sus hombros, cosa que agradecía; sabía que una sonrisa de idiota estaba plantada en su cara y le daba igual, por fin era feliz, con Vilma...por fin había hecho lo que sentía, al fin estaban juntos, los recuerdos de esa noche empezaron a pasar por su cabeza, y se dio cuenta de algo; algo que no estaba bien, cerró el grifo, se secó a toda velocidad y salió del baño acabando de ponerse la camiseta a toda prisa.
    |


  2. 0 comentarios:

    Publicar un comentario