Rss Feed
  1. Bésala

    domingo, 24 de abril de 2011

    Era un buen día en el Estrella Polar, era el primer día que hacía realmente sol después del invierno y las altas temperaturas los habían animado a todos a darse un baño y tomar el sol en cubierta, al menos a todos aquellos que no tenian turnos de pesca en las balsas o de limpieza en el interior; ya que el día se había prestado a ello en la cubierta del Estrella se estaban dando clases de natación, Valeria no sabía nadar y le daba miedo aprender en el mar, siguiendo la idea que Piti había tenido tiempo atrás para la bañera de Vilma él, Ulises y Palomares habían construído una piscina con dos de aquellos bidones, les había llevado más tiempo pero había merecido la pena por ver como la niña disfrutaba ahora que le había perdido el miedo al agua.
    Lo que había empezado como una clase más para Valeria se había convertido en una especie de fiesta, todo el grupo estaba en cubierta disfrutando del día y riendo ante la felicidad de la niña, dentro de la piscina Ainhoa seguía pendiente de su hermana y Palomares sujetaba a un sonriente David que pataleaba y braceaba intentado nadar a pesar de su corta edad.
    --- David Meca, señoras y señores, mi sobrino va a ser el próximo David Meca--- dijo Piti desde la toalla.
    --- Ese no le llega ni a la suela del zapato, mi niño como poco medallista olímpico--- rió Vilma al ver como el pequeño se esforzaba por escapar de los brazos de su padre.
    --- ¿Y yo también verdad?--- preguntó Valeria ilusionada.
    --- Claro que sí --- le contestó Palomares--- mira en dos días ya aprendiste a nadar--- la niña le sonrió y siguio braceando con las manos de su hermama que la sostenia por el estómago.
    --- Ainó, esto es casi como una fiesta en la piscina, solo falta la música--- dijo Valeria riendo.
    --- Pues sí--- dijo Ainhoa fijándose en las toallas, los refrescos--- pero eso puedo arreglarlo yo. ¿Le echas un ojo Palomares?
    --- Claro, yo me quedo con estos dos.
    --- Entro yo también por si rebelan--- le dijo Ulises a su novia.
    --- Ui, ese gesto lo conozco--- se escuchó decir en ese momento a Palomares mientras levantaba a David en brazos, Vilma se echó a reir y se acercó a ellos:
    --- Dámelo que lo cambio y lo traigo de vuelta, que sí hombre, que solo te voy a cambiar el pañal y ya vuelves al agua con papá--- le habló Vilma a su hijo al ver que empezaba a protestar, Palomares le sonrió y le paso al niño--- Noa esperamé que bajo contigo--- gritó Vilma.

    Mientras las chicas iban a cambiar al niño y a solucionar el problema de la música Piti se metió en la piscina con sus dos amigos:
    --- Palomares, ¿cuándo te vas a decidir? Porque anda que no te lo tomas con calma.
    --- ¿Qué? ¿De que me estás hablando?
    --- Joder Palomares--- dijo Ulises riendo--- ¿qué cuando te lanzas a por Vilma?
    --- ¿Qué estais diciendo? ¡Que soy cura!
    --- Cura, el padre de su hijo, el tío que está enamorado de ella y un tontopolla como sigas esperando--- dijo Piti--- que se le nota padre, que se le nota--- Palomares bajo mirada y le sonrió a Valeria antes de contestarles:
    --- ¿Tanto se me nota?
    Antes de que pudiesen contestarle empezó a sonar música desde dentro y escucharon a Ainhoa hablar:
    --- Vale, creo que esta te va a gustar, pero voy a buscar más --- la niña empezó a cantar encantada las canciones Disney que inundaban el Estrella, a nadie se le ocurrió protestar al ver lo contenta que estaba, Palomares ni siquiera escuchó como la música empezaba a sonar porque estaba ocupado en sus propios pensamientos: estaba enamorado de Vilma, él lo sabía desde hace tiempo pero no pensaba que se le notase tanto, aunque había momentos en los que no podía controlar sus propios sentimientos, y es que no era de hierro.
    David, Vilma y él eran una familia y a veces se traicionaba a si mismo sin querer, pero ¿cómo no hacerlo? Si desde que habían compartido aquel beso por accidente se le había hecho díficil disimular lo que sentía, desde que habían empezado a ser una familia era ya practicamente imposible. Recordó aquel beso y todo lo que vino después, recordó ese "Fue sin querer" con el que se había excusado ante ella, le habría venido bien que hubiese otro cura en el barco, porque habría tenido que confesarse por haber mentido tan descaradamente; y todo lo que vino después...la apuesta que se le fue de las manos, las discusiones, las reconciliaciones, Piti había sentado cabeza con Ana y Vilma y él habían empezado una familia juntos, como amigos, pero juntos; Piti y él habían afianzado su amistad, su hijo era la alegría de sus días y luego estaba ella...ella a la que le era tan difícil no volver a besar y confesarle lo que sentía, pero es que no podía hacerlo, y aunque pudiese no sabía si ella lo quería de esa manera, ¿qué iba a hacer? ¿besarla y decirle de nuevo que había sido sin querer? No creía poder usar la misma excusa dos veces. Pero llevaban siendo una familia desde hacía más de un año, meses antes de que el niño naciese, todo lo hacían como una familia normal, no les faltaba nada, excepto amor entre los padres; bueno él si la queria...
    --- ¡Palomares que te empanas!--- le gritó Piti.
    --- Perdón, ¿qué me decías?--- le preguntó el cura volviendo a la realidad.
    --- Que te dejes de gilipolleces, la quieres, ¿a quien le importa que seas cura?
    --- Pero no importa solo lo que sienta yo--- dijo Palomares con un hilo de voz.
    --- ¿Ha admitido que la quiere?--- le preguntó Piti a Ulises--- ¡Aleluya! Eran horas padre, que se le nota desde que me la robó.
    --- ¿Qué te la robe?--- preguntó Palomares ofendido.
    --- Nada, nada, que yo te lo agradezco, que sino no hubiese dado con Ana--- dijo Piti mirando a la rubia que estaba tumbada al lado de las toalla de Noa y Vilma.
    --- Oh que se pone tierno--- bromeó Ulises.
    --- Yo con ella soy tierno, pero con ella solo. ¡El caso es que aquí este por fin reconoce! Vete a por ella tío, ya estás tardando, se va a cansar de esperarte.
    --- ¿Y cómo sabes que me espera? Tenemos un niño juntos, no podemos arriesgarnos a...
    --- Los cojones Palomares, haznos un favor a todos y vete a por ella, si te sale mal me protestas, pero sino...como mínimo ya me estás haciendo los turnos de dos semanas por darte semejante empujón.
    --- ¿Y qué hago? ¿Me plantó delante de ella y se lo suelto? No Piti, las cosas no funcionan así.
    --- Hazlo como quieras, pero mi sobrino se merece que sus padres esten juntos.
    --- ¿Podemos bajar al agua?--- peguntó Valeria interrúmpiendolos.
    --- Claro que sí princesita--- le contestó Ulises sacándola de allí en brazos.

    Practicamente todo el grupo había bajado al agua, Ulises estaba pendiente de que Valeria no tragase agua y Burbuja que se había sumado estaba con ellos, Piti y Ana estaban un poco apartados del grupo y Palomares que miraba como la niña jugaba seguía pensando en lo que habían hablado hasta que Piti llegó por detrás y sin previo aviso lo hundió, cuando sacó la cabeza del agua le habló:
    --- Deja de pensártelo y hazlo.
    --- ¿Y sino quiere qué?
    --- Tío, te lo está diciendo hasta la canción --- Palomares se paró a escuchar y le contestó:
    --- ¿Una canción de la Sirenita me está diciendo lo que tengo que hacer? Tú estás mal.
    --- Está mal pero tiene razón--- apoyó Ana a su novio asómando la cabeza desde su hombro ya que estaba enganchada a su espalda.
    --- Tío, es que os está clavando --- dijo Piti antes de empezar a cantarle--- no hay nada que decir, ahora bésalaaaaaaa.
    --- Quieres callarte--- le dijo Palomares riendo ante la estampa.
    --- No porque....él no se atrevió y no la besará shalallalalaa que horror que lastimá me da, ¡ya que la perderá!
    --- ¿Cómo te sabes la canción?--- preguntó Ulises acercándose con Valeria a remolque.
    --- Eso no es lo importante, lo importante es que como sigas dejando pasar el momento vas a dejar pasar la oportunidad.
    --- ¿De qué?--- preguntó Valeria.
    --- De darle un beso a Vilma--- contestó Piti sin pensar ni darse cuenta de que era la niña quien preguntaba.
    --- Pero eso es una tontería, Palomares y Vilma se dan besos, porque se quieren y tienen un bebé juntos, se miran como papi y Julia, y papi y Julia se dan besos --- los adultos callaron ante la explicación de la niña, se había explicado ella mejor que todos ellos juntos y Piti solo se encogió de hombros hacía se amigo señalando a la niña con la cabeza, como subrayando sus palabras.
    --- Tú eres muy lista para tener solo seis años ¿sabes?--- le preguntó Palomares cogiéndola de los brazos de Ulises y empezando a hacerle cosquillas, la niña tenía razón y Piti también, ya bastaba de miedo, ya bastaba de excusas, la quería; en ese momento vio como Ainhoa y Vilma bajaban las escaleras para unirse a ellos, Vilma le pasó el niño a Noa y está se lo devolvió una vez que había entrado al agua, sin pensarlo Palomares fue hacia ellos.
    --- Ahí va, por fin, se la va a llevar para hablar con ella.
    --- Cielo, tienes alma de celestino ¿sabias?--- dijo Ana metiéndose con Piti.
    --- El amor...no se puede frenar, aunque nos cueste verlo--- le dijo él antes de hacerle una aguadilla. Palomares llegó hasta Vilma y ella sonrió al verlo:
    --- Cambiadito y limpio--- le dijo poniéndole al niño en brazos--- y con ganas de chapotear--- Palomares le sonrió de vuelta y le dió un beso al niño en la cabeza antes de pasárselo a Noa.
    --- ¿Por qué...?--- Vilma no acabó la pregunta, Palomares se acercó a ella, llevó una mano a su nuca y otra a su cintura, la miró a los ojos y le dijo:
    --- Te quiero--- sin darle tiempo a decir nada más se lanzó a su boca decidido; Ainhoa gritó emocionada, y el resto la siguieron jaleando.
    --- ¡Ya era hora Palomares!--- gritó Piti
    --- Menudo beso --- dijo Valeria consiguiendo que todos se echasen a reir; Andrés y Vilma no se enteraron, a diferencia de la primera vez está no se separaron aunque ella se sorprendiese en el primer momento, enrollo las piernas en torno a él bajo el agua y le devolvió el beso con más ganas si es que aquello era posible, tenía las dos manos en su cuello, impidiendo que se apartase de ella como había hecho en la ocasión anterior, pero no había nada más lejos de la intención de Andrés, él solo quería seguir besándola, se le había olvidado hasta el miedo de que se apartase de él; sus cuerpos encajaban, como si llevasen largo tiempo esperándose y es que era verdad, solo la voz de su hijo los hizo volver a la realidad:

    --- ¡Beso! ¡Beso!--- repetía David dando palmas, sus padres lo miraron sonriendo y Vilma se inclinó para darle un beso en la mejilla.
    --- Y este para ti--- Noa se apartó de allí para dejarles algo de intimidad aunque David seguía dando palmas emocionado--- ¿este también fue sin querer?--- le preguntó Vilma jugando con el pelo de su nuca, él no respondió, la besó de nuevo, haciendo que abriese la boca para profundizar el beso, Vilma le respondió de inmediato dejando que explorase su boca y haciendo ella lo propio, de pronto Andrés se separó tomando su labio inferior entre los de él:
    --- ¿Te parece que haya sido sin querer?
    --- Lo tuyo es tomártelo con calma ¿eh?, te quiero--- y esa vez fue ella quien lo besó, no eran consciente de nada ni de nadie, solo de los aplusos de su hijo que hacían que riesen cada vez que se separaban a tomar aire, no escuchaban los silbidos y gritos de sus amigos, no se enteraron de que había más gente que había salido a cubierta para mirar a que se debía aquel ruido y desde luego no escuchaban a Piti, que con David en brazos y con Valeria coreandolo seguía cantando ante la risa de Ana:
    --- Shalalalalala no hay porque temer, no te va a comer ahora bésala, shalalalallaala sin dudar, no le evites más bésala....
    |


  2. 0 comentarios:

    Publicar un comentario