Rss Feed
  1. Cuestión de fe. Capítulo 5

    viernes, 25 de marzo de 2011


    Mientras caminaba hacia su camarote Vilma no podía dejar de pensar en la conversación que acababa de tener con Andrés y en la decisión que había tomado. Iba a darle otra oportunidad a Piti. Ahora mismo su cabeza era un torbellino de ideas y sentimientos girando a toda velocidad mientras todavía quedaban restos en sus mejillas de las lágrimas que había derramado. Palomares le había dicho que Piti la quería y estaba muy seguro de ello. Ella misma era consciente de que el rubio no iba a asegurarle algo así si no creía en ello a ciencia cierta, pero no podía evitar preguntarse si de verdad había tomado una decisión correcta. Palomares también le había preguntado a ella si quería a Piti, y había deducido que sí por su reacción... Pero ella no estaba tan segura.
    Hacía tres semanas el muro de piedra de su corazón estaba lleno de grietas provocadas por Piti, pero no había llegado a romperse. Estuvo a punto, pero entonces él lo fastidió todo... Ahora el muro de su corazón era de acero macizo y no iba a ser tan fácil sobrepasarlo. Lo quieres, pensó. Quieres a Piti. Sabía que no iba a ser nada fácil para ella pero se autoconvenció de que podría tener una relación sincera con él, que nunca más la fallaría. Piti aprendería de sus errores, y ella se dejaría querer y destruiría ese muro hasta que no quedasen ni los cimientos.
    Con este pensamiento en la cabeza llegó a su camarote, pero no alcanzó a entrar; lo que vio al abrir la puerta la dejó plantada en el sitio. Todo su camarote estaba repleto de velas. En las estanterías, en el suelo, en el escritorio. En cualquier sitio posible teniendo en cuenta que estaban en un barco. Y en el centro del camarote estaba Piti con una sonrisa. Ella siguió paralizada sin traspasar el umbral de la puerta, sin saber cómo reaccionar o qué decir. No se esperaba algo así, y menos en ese momento. Piti se acercó a ella, la cogió de las manos y la llevó al interior del camarote, cerrando la puerta después. Por su cara podía adivinarse lo que el chico estaba pensando... Que al menos ella no lo había mandado a la mierda. Era buena señal teniendo en cuenta cómo lo había tratado las últimas semanas.
    Con las manos aún sobre las suyas y mirándola a los ojos comenzó a hablar.
    Vilma... Sé que no tengo derecho a pedirte nada después de lo que te hice, pero sólo dame un momento para hablar. Si después quieres irte y dejarme aquí hazlo, pero déjame unos minutos por favor. Sólo unos pocos.
    Vilma tenía un nudo en la garganta y apenas podía aguantar las lágrimas. Todavía no se había recuperado de la conversación con Andrés y se encontraba con un Piti que había llenado su camarote de velas y que la miraba con una intensidad que incluso dolía. Se fijó en la cantidad de velas que había traído... No pensaba que pudiera haber tantas en un barco. Cada una era de una forma y tamaño distintos, como si hubiese estado recopilándolas de cada rincón posible de aquel buque. Sin duda Piti se estaba esforzando por ella, y eso acrecentó su intención de darle una oportunidad, así que asintió levemente en silencio sin soltarse de sus manos. Piti sonrió, y su voz no tembló ni un momento con lo que dijo a continuación.
    Vilma, yo siempre me he sentido muy solo. Con todo lo que pasó con mi hermano, con cómo afectó eso a mis padres... En casa nada era fácil, nunca hubo mimos o palmaditas en la espalda. Y yo quería demostrar que me daba igual, que era un chico duro que podía cuidar de mí mismo. Que al igual que yo no le importaba a nadie, nadie me importaba a mí. Y lo conseguí. Nunca me he sentido unido a nadie, nunca he querido a nadie. Hasta que subí a este barco. —En este punto Piti desvió la mirada unos segundos hacia el suelo, pero enseguida la volvió a fijar en las pupilas de Vilma. —Te quiero, Vilma. Eres la única persona que he querido en toda mi vida, tú y ese niño del que me siento ya padre. —El chico soltó una de sus manos para colocarla suavemente sobre su barriga. —Y si hice lo que hice fue porque quería seguir negándome a mí mismo que podía estar tan aferrado a alguien, pero ya no quiero hacerlo. Estoy enamorado de ti, Vilma, y nunca he estado tan orgulloso de algo en mi vida.
    El muro que rodeaba el corazón de Vilma se resintió con todo lo que Piti le acababa de decir. Nunca, jamás en toda su vida alguien le había mostrado sus sentimientos de esa forma, consiguiendo que de verdad se sintiese querida. Las lágrimas que había contenido durante esos minutos se abrieron paso por sus mejillas y un sollozo salió de su pecho. Piti no podía dejar de mirarla preocupado, sin entender muy bien qué significaba su reacción.
    Eh, cari... ¿estás bien? Ven, siéntate aquí... —Piti la llevó hacia su cama con cuidado de que no pisasen ninguna de las velas que había colocado y la ayudó a sentarse. Ella no dejaba de llorar sin decir nada. —Por favor, dime algo. ¿Estás bien?
    Vilma intentaba callar sus sollozos mientras su mente giraba a toda velocidad. Pensaba en todo lo que le había dicho Piti, en la soledad que sentía, en su hijo, en el muro de su corazón... Lo necesitaba. Su hijo no podía nacer ya huérfano, necesitaba un padre que cuidase de él, que le enseñase a jugar al fútbol y con el que pudiera hablar de la chica de la que se había enamorado. Y ella también necesitaba a alguien que la animase a tirar para adelante, que la sostuviese en medio de aquel naufragio que era su vida. Además, ella le quería, ¿no?
    Piti seguía aguardando una respuesta de ella, pero no se esperaba lo que ocurrió a continuación. Vilma se lanzó a sus labios, capturándolos con el beso más imperioso que había saboreado nunca. Enroscó los brazos en torno a su cuello, y Piti respondió inmediatamente al beso moviendo sus labios y cogiéndola de la cintura. Llevaban tres semanas sin tocarse pero por la urgencia con la que Vilma actuaba pareciese que habían pasado siglos. Las manos de él se movían por sus costados, colándose debajo de la camiseta y erizando el vello de la rubia, mientras sus lágrimas saladas se confundían entre la piel de uno y de otro.
    No era la primera vez que se tocaban así y habían llegado mucho más lejos en otras ocasiones, pero nunca había sido tan acelerado, tan pasional. Ella llevó sus manos a la espalda y cuando sintió que él rozaba sus clavículas, clavó sus uñas en la piel del chico. El corazón de Vilma latía de forma tan apresurada que podría tirar abajo todo su muro de un sólo golpe, pero aquella muralla seguía aguantando y aguantando. Piti abandonó sus labios para dejar besos por su cuello y comenzó a susurrarle palabras al oído, palabras con las que cualquier persona se hubiese derretido. Pero no ella. La urgencia lo estaba cubriendo todo, y su corazón no reaccionaba de la forma que había esperado. Ni una grieta, ni una sola grieta. Se separó de él de golpe, dejándolo con el rostro desconcertado, y entonces la verdad acudió a su cerebro como si siempre hubiese estado ahí, clara, brillando por sí misma. No estaba enamorada de él. Había confundido otra cosa, amistad, un cariño muy fuerte... con amor.
    Su descubrimiento cayó sobre ella como un balde de agua fría. La necesidad de depender de alguien la había confundido hasta tal punto que se había obligado a sí misma a querer a Piti, a enamorarse de él. Toda la angustia de aquellos meses abandonó su corazón permitiéndole respirar hondo, sintiéndose libre en cada uno de los poros de su piel. Miró a Piti, y supo que él necesitaba una explicación sincera sobre su extraño comportamiento.
    —No te quiero, Piti. No estoy enamorada de ti. —Al principio él pareció no entender, pero su cara fue mostrando paulatinamente el pensamiento de que ella hablaba en serio. —Acabo de darme cuenta... Llevo meses engañándome a mí misma y obligándome a sentir algo por ti, pero no he logrado quererte como tú quisieras. Lo siento.
    La chica rompió a llorar de nuevo abrumada por la verdad y tras unos segundos en silencio Piti la abrazó, sabiendo que para ella nada de esto había sido fácil.
    —Eh, venga, tranquila. Lo superaré. Sabes que esta tarde monto otra ronda de citas de diez minutos y me consigo una nueva churri.
    Vilma rió levemente y se separó de él para mirarlo a los ojos.
    —Pero una que te merezca, ¿eh? No cualquier potrilla.
    —Prometo que tendrás que aprobar mi elección.
    Vilma lo volvió a abrazar, siendo consciente de lo complicado que iba a ser este asunto para él y alegrándose de que al menos pudiesen seguir siendo amigos. Aunque no estuviese enamorada de él, Piti era una persona importante para ella, había tirado de su mano cuando lo necesitaba y no estaba dispuesta a perderlo. El chico le dio un beso en la cabeza y se levantó de la cama sonriendo para después desaparecer por la puerta del camarote, dejando a Vilma rodeada de velas, sintiéndose libre y con la acuciante necesidad de contarle todo al que se había convertido en un pilar de su vida. Andrés.


    |


  2. Una vez propuesta la solución salieron todos camino de la cocina, ya que necesitaban de Salomé para intentar arreglar semejante desaguisado, y al llegar a la cocina se dieron cuenta de que de guisos iba la cosa; Ramiro estaba atado a la tabla de cortar la carne y chillaba cual gorrino desesperado, osease, lo que era, mientras la cocinera afilaba el machete cual cocinero loco de la Sirenita.
    --- ¡¡Saloméeee!! Que es Ramiro frenaaaaaa--- gritó Ainhoa que llevaba a Piti todavía desmayado en una mano.
    --- Nena, ¿cómo va a ser Ramiro? Vale que huelan igual pero....
    -Te puedo demostrar que es Ramiro! Rámiro que nos estan grabando que esto es una cospiración!
    El cerdo empezó a chillar desesperadamente.
    -Ay mi amor pues vasa tener razón, solo Ramiro es capaz de creerse una mentira tan estúpida, anda cógelo y llevatelo antes de que me arrepienta.
    - Necesito otra cosa más, me puedes preparar 3 platos de sopa caliente? Es para los animales
    - No solo no me lo puedo comer sino que lo tengo que alimentar!
    - Son Ramiro Piti y Palomares...!!! :S
    -Haber empezado por ahí! Sin el culo de Palomares este barco no sería lo mismo dame unos minutos y las tengo listas!
    ---¿Qué pasa con el culo de Palomares?---se abrió la puerta y llegó Estela.
    --- Nada mujer, que oído erótico festivo tienes que no te pierdes ni una---le contestó Noa, le explicaron la situación y Estela empezó a sollozar desesperada haciendo que los demás tuviesen que alzar la voz para oírse, Ulises la iba a sacar de allí pero Julia no se lo permitió:
    --- Deja, deja que lo mismo nos hace falta para calentar a estos tres--- En ese momento apareció Vilma que seguía buscando a Ramiro desesperada y dando muestras de ser la única persona con cabeza.
    --- A mi prometido la pendona esa que ni se le acerque ¿estamos?
    -Ya están listas las sopas! pero no os chiveis al resto que a ellos les toca pescado y se pelearían por una de mis sopas
    -Primero se tomó la sopa Ramiro que al volver a su forma conservaba su característico olor, a continuación se tomó la sopa Piti que parecía de nuevo heterosexual pero ansioso por comer pipas y para finalizar se tomó su sopa Palomares, Vilma trató de meterle prisa en tomarse la sopa y casi se atraganta para pocos segundos después volver a su forma humana con la ropa toda arañada y rasgada.
    -A este paso me voy a quedar sin ropa!
    A Vilma y Estela les brillaron los ojos
    Entonces pasaron dos cosas en la cocina: Ramiro que no se había dado cuenta de que Piti ya no tenía rastro ninguno de la posesión se acercó a él para besarlo de nuevo y Piti sin medir su reaccion del susto le estampó una sartén en la cara.
    --- ¿Pero el cojo que me quiere hacer?--- Ramiro desde el suelo seguía llamando a su Toti, Estela se acercó con ojos brillantes a Palomares y empezó a toquetearlo con la excusa de buscar heridas, Vilma ya había tenido más que suficiente así que no dudo:
    --- Estelita...¿sabes que fui a karate?--se subió a la mesa y saltó sobre Estela. Julia y Noa viendo el panorama dicidieron que era un buen momento para reanudar su pelea, se encogieron de hombros y empezaron a pegarse. Salomé, Ulises y Palomares no sabían que hacer.
    -Se rumorea que Vilma tumbó a Chuck Norris en un solo asalto- le susurró Ulises a Salome
    -Pues yo he oido que Chuck Norris sobrevivió al accidente con el acelerador de partículas pero que Vilma le mató.
    -Pero podeis dejar de decir sandeces? que es mi futura esposa!- gritó un Palomares preocupado
    -Ramiro FUS FUUUUUUUUS tio que te ha dado joder! aléjate o le digo a Vilma que te zurre!
    Estela quedó en el suelo desmayada de la paliza que le había dado Vilma
    -Bueno ya nos podemos ir de aquí que tenemos mucho que preparar para esta noche!-Palomares y vilma se miraron con mucha ternura
    -EY!! eY!!! que Ainhoa y Julia siguen zurrándose que hago?
    -Solucionalo tú....
    Y se fueron de la cocina
    Ulises se quedó mirando aquello sin saber que hacer, ante la falta de ideas buscó la flauta y empezó a tocar otra vez
    --- Tío que no, que es para víboras y Estela ya está K.O, con estas vas a tener que hacer otra cosa--- le susurró Piti viendo aquella patética pelea de niñas.
    --- ¡Lo tengo!---gritó Ulises emocionado--- ¡O dejais de pegaros o me hago gay y me lio con Ramiro!--- Noa y Julia pararon la pelea de golpe y Ramiro le miro pestañeando:
    --- ¿De verdad?
    --- Ni de coña, yo soy todo un macho, Superman no era gay Ramiro...lo siento.
    --- Pero Batman sí---dijo Piti--- Ulises lo miró pero antes de poder contestar esucharon a Vilma gritar:
    --- Uii que ostia, ¿cuántas caras tengo que partir hoy?
    Todos salieron corriendo al pasillo no tener Salvame les hacia cada día mas cotillas.
    Y allí estaban Pitufina Palomares y Vilma.
    -Tia comparte que ahora que Piti es gay necesito que otro me centrifugue y como Palomares ninguno!
    -Perdona pero Palomares tiene boda asi que te buscas a otro bonita
    -Pero pitufina amor mio! que yo te centrifugo las veces que haga falta!- Piti se acercó corriendo la cogió en brazos y se la llevó a la lavandería.
    -Al próximo que me traté de joder la vida le MA-TO
    Todos asintieron ante la mirada enfurecida de Vilma que por si quedaban dudas añadió:
    --- El cura es de la menda, Y PUNTO --- Palomares asintió detrás de ella.
    --- Pero...si es cura no podeis casaros ¿no?--- Ulises hizo el comentario sin pensar y todos le miraron como si hubiese firmado su sentencia de muerte, Vilma gritó enfurecida y rugió antes de tirarse a Ulises, Palomares la sujetó a ella susurrandole que le dejase, que podrían mandar a Pompilia a acabar el trabajo mientras ellos disfrutaban la noche de bodas; Julia y Ainhoa se lanzaron a protegerlo y se dieron un golpe cayendo redondas al suelo. En ese momento De la Cuadra apareció arrastrandose porque nadie se había acordado de él y se había quedado tirado en el pasillo:
    --- ¿Qué cojones está pasando aquí ya?--- En ese momento Piti apareció a medio vestir diciendo:
    --- Quieto parado todo el mundo, ¡¡no puede haber boda sin despedida de soltero!!
    Vilma asintio de mala gana.
    -Bueeeeeeeeeno aceptaré posponer la boda unas horas para que tengamos cada uno una buena despedida de solteria pero NADA DE STREAPTEASE AVISO!!!
    Vilma entro en bucle de chillidos y entonces Palomares la dio un suave y largo beso que la calmó ante la sorpresa de todos los presentes.
    -Allí me tendrás esperándote, sin streptease antes ni nada, lo prometo- le sonrio antes de volverla a besar
    -Pero quien los va a casar si es el cura?-dijo Ulises que parecía no espabilar.
    Sin separarse de Palomares Vilma estiró el brazo y buscó la cabeza de Ulises, Piti fue guiandola:
    --- Derecha, derecha, Padre muevanse un poquito para alante...¡ahí!¡¡Dale!!--- Vilma dio el golpe con todas las ganas, con la mala suerte de que el primer oficial acababa de ponerse en pie y le acertó en medio y medio de la cara.
    --- ¡Ya está bien de tanta fiesta y tanta tontería! ¡Todos a limpiar letrinas!¡Hoy no hay boda!--- incluso antes de que Vilma mutase en la hija perdida de kárate kid se escuchó un poderoso rugido que hizo que De la Cuadra saliese corriendo y gritando:
    --- Ricardoooooooooooooooo.
    --- ¿Aún ruges?---comentó Vilma paseando los dedos por el pecho del Pater.
    --- Y aún puedo hacer otras cosas.
    |


  3. --- Venia... a devolverte la toalla... pero creo que no te hece falta, me la regalas??
    ---Y tu para que quieres una toalla roja?? dijo Palomares super confundido y completamente desnudo
    -Es que echo de menos los toros, y me recuerda a ellos - dijo Vilma apunto de echarse a llorar
    -No sabia que te gustaban tanto los toros... - Palomares se dio la vuelta para buscar su ropa
    -Menudo culo!! dijo Vilma sin pensarlo
    -Como?? Giró Palomares
    -Que los miraba con disimulo, porque mi padre no me dejaba, los toros digo.. y tu serpiente???
    -¿Quieres que te enseñe mi serpiente?- Dijo un Palomares sorprendido
    -Es que era tan reluciente, fue mirarla y quedarme como hechizada
    -Suele pasar, cuando una fémina ve mi serpiente luego no puede evitar dejar de mirarla y acariciarla-Dijo todo orgulloso
    -Entonces ¿Donde esta la serpiente? Estoy ansiosa por verla!
    -Pero un momento Vilma, cual de las dos serpientes es la que quieres ver?
    -Pues la bicha que sacaste en las duchas por supuesto, en cual pensabas?
    -Ahhh, vale, pense que te referias a esta más pequeña que tengo aqui guardada, (sacandose otra serpiente de debajo de la cama) mirala, a que es bonita, se llama Pompilia
    -Que bonitaaaaaaaaaaa, dijo Vilma tratando de acariciar la serpiente
    -No la toques que solo la puedo tocar yo, se extresa, el otro dia se la puse en la cama a Piti y se la quiso zumbar!!!
    - Pero es que esta tambien es tan bonita- Vilma no puedo evitar acercarse
    Palomares tiró los calzoncillos que llevaba en la mano y que se disponía a poner cuando vio que Vilma estaba tan cerca de Pompilia.
    -NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!
    Pero para su asombro Pompilia no hizo daño a Vilma y se fue deslizando por todo su cuerpo
    - Parece que le he caído bien a tu serpiente ^^
    -Puedes llevartela habeis hecho muy buenas migas :)
    -Gracias Palomares!!!- Le dijo mientras le abrazaba con cuidado de no espachurrar a la serpiente que andaba deslizándose por la tripa.
    Lo que Vilma no sabía es que Palomares podía ver a través de los ojos de Pompilia y se la daba para vigilarla y porque no para aprovechar a tener buenas vistas
    Estaban a punto de separarse cuando Vilmito, al que parecía que también le caía bien Pompilia dio una leve patadita, el Pater y Vilma miraron la tripa extrañados y emocionados y Pompilia se enrroscó justo encima de donde el niño había dado el golpe, contenta por la atención. Ellos dos volvieron a abrazarse y la puerta se abrió de golpe:
    --- Cariiiiiiiiiiiño--- era Piti que había huído de la marabunta y había recuperado su pamela, Palomares y Vilma se separon de un salto:--- Mira quien es la potra...¡abrazada a mi hombre desnudo!
    - Que no soy tu hombre, soy el hombre de Dios!! y soy heterosexual!! Dijo Palomares separandose de Vilma y propinandole una colleja a Piti
    Acto seguido, aparecio por la puerta Estela, que venia llorando:
    -Palomares, que te fuiste sin mi!!!!!! Yo también quiero ver tu serpiente!! Madre miaaaaaaaaaaaaaaaaa - grito la casqui agarrándose con fuerza a Palomares que todavia seguia como Dios lo trajo al mundo
    -Sueltalo casquiiiiiiiiiiiiiiiii - grito Pitito - este hombre es mio!!!
    Palomares alzó la voz: Que no lo comprendeis que si me liase con alguien seria con el capitán o no veis los piques que tenemossssssss
    Todos: Con el capitán????????????? O.o
    -Que me liase....a ostias! QUE SOY HETEROSEXUAL!!! que parte no entendéis?
    -Que le van las chicas joder mirar que sois corcas - matizó rápidamente Vilma
    -Y ahora si me permitís me voy a vestir, es una situación algo incómoda para mi andar desnudo ante tanta gente, en especial ahora delante de Piti.
    Vilma cogió del brazo a Estela y la arrastró hasta su cuarto.
    -Que serpiente tan bonita! se podría hacer amiga de mi Casqui dijo cuando se acercó a acariciarla y casi perder un dedo.
    --- Joder con tu serpiente, ¡es una guarra!
    --- Deberíais entenderos entonces---musitó Vilma.
    --- ¿Perdooooooooona?--- gritó Estela ofendida.
    --- Nada, nada, ¿Casqui no saltó antes por un ojo de buey?
    --- Casquiiiiiiiiiiiiii--- Vilma vio como Estela gritaba y repetía lo mismo que había hecho su serpiente para ir a buscarla, negó con la cabeza y acaricio a Pompilia que hizo algo muy raro para una serpiente, ronronear, pero era tan mona que le daba igual. Entonces escuchó un grito muy agudo ¿Piti? ¿Valeria? Tendría que averiguarlo.
    Al fondo se oia gritar a alguien, todos salieron corriendo, al llegar vieron como Piti y Valeria se estaban peleando:
    -No te lo puedes comerrrrrrrrrrrrrrr, está bautizado y se llama Señora Chipiiiiiiiiii - dijo Valeria, tirando por el cerdito
    -Si no lo quiero comer, quiero maquillarlo, para que esté guapoooooooooooooo
    -No te lo dejo, eres un abusón!!! vete a maquillar a Pompilia!!
    -Pompilia no me dejaaaaaaaaaaa - se puso a llorar Pitito
    Vilma y Palomares se quedaron mirando a Piti como se tiraba al suelo y rompia a llorar desconsolado:
    -Nadie me quiereeeeeeeeeee
    De pronto llego Ramiro:
    -Pitito, yo te quiero estoy enamorado de ti, porque también empiezas por P, como Pilar, y se inclinó para besar a Piti
    -Me dejarás maquillarte?-Dijo un Piti más alegre
    -Me dejarás besarte?
    -Tenemos boda chicoooooooos! y yo no se que ponerme!!!- Piti ya estaba pensando en su modelito para la noche.
    -Me dejarás llamarte Pilar?
    -No bonitooo a mi me tienes que llamar Toti!
    - Bueno Palomares esta noche ya tienes trabajo! casar a estos dos zopencos! -Dijo una Vilma entre risas
    - Si tu quieres tenemos boda doble!- Palomares no parecía estar de risas, lo dijo muy serio.
    Vilma lo miró con la boca abierta y sin decir una sola palabra salió corriendo, Palomares la miró entristecido pensando si se habría pasado confesando así sus sentimientos, pero la vida era muy corta, nunca sabías cuando tu amigo se iba a volver gay e ir a por ti, miró a Ramiro y Piti que seguían a la suya:
    --- No Ramirín, que no, mi traje lo tengo que buscar yo solo.
    --- Pero Toti, yo quiero estar contigo todo el rato.
    --- Luego tontorrón luego, que ahora está aquí Palomares, y lo mismo se cela porque te elegi a ti.
    Palomares miraba la escena entre la preocupación y la risa, y es que Ramiro había abrazado a Piti por la cintura, en ese momento se escuchó a Vilma que volvía con una botellita en las manos:
    --- ¡¡Yo no comparto mi boda!! ¡¡Aunque tenga que bañar a este cenutrio en agua bendita para arreglaro!!
    Vilma llegó corriendo y empezó a echar agua bendita a diestro y siniestro:
    -Tomad, tomad pecadoresssssssssss, aqui las unicas pecadoras somos la casqui y yo, ella por warra y yo por querer zumbarme a un cura!!
    -Ay ay, pero que haces locaaaaaaaa - dijo Pitito mientras que se escondia detras de Palomares
    -Quitaaaaaaaaa, no sabes que en mi el agua bendita tiene efectos secuendarios??? Ohh noooo, esta surtiendo efectoooooooooo, mira
    -Ay Dios mio que es eso??
    -Un tigre, Palomares se ha convertido en un tigreeeeeeeeeeee
    Vilma se quedó mirando a su alrededor y el resultado era un tigre, un cerdito y un pájaro sobre un suelo con charcos.
    -Dios mio! Ahora entiendo porque mi madre no quiso bautizarme!- Vilma empezaba a sucumbir al pánico- Entonces que me entere yo el tigre es Palomares y cerdito es Piti?
    Vilma recibió un picotazo en el brazo
    -Vale,vale!! Piti es el pájaro! entendido! Iré a buscar a la doctora Wilson,ella tendrá algo que os vuelva humanos, espero! que a una no todos los días la piden matrimonio y su prometido se convierte en tigre! :S
    Vilma se fue a la enfermería a toda prisa, Tigromares iba a su lado lamiendole la mano y ella contenta le acariciaba la cabeza, Piti iba trinando cual pájaro de Blancanieves pero con menos acierto e intentando cogerle el truco a las alas, tras unos cuantos golpes contra la pared Vilma lo puso en la cabeza de Trigomares para evitar que se siguiese golpeando. Llegaron a la enfermería y Julia los miró extrañada.
    Al final del pasillo Ramiro en su versión cerdo se cruzó con Salomé que dijo la mar de contenta:
    --- Esta no es la Señora Chipi que no lleva lazo...¡¡hoy cenamos carne!!--- Ramiro se hizo caca encima del susto y echó a correr.
    -Vente pacá que te cocinooooooooo! Salió Salomé gritando detrás de Ramiro que corría como un poseso
    Tigromares, Pitito el pájaro y Vilma llegaron a la enfermería, pero Vilma se quedo sin palabras, Ulises se estaba zumbando a Julia en la camilla
    Vilma arremetió contra ellos y Pitito se le sumó:
    -Dejad eso guarros y devolvedme a mi Palomares!!
    De pronto Tigromares soltó un rujido y todos se giraron sobresaltados....
    Debido al rugido a la doctora Julia se le corto la libido y comenzó a prestar atención a Vilma
    -Señorita Llorente que hace con tantos animales? Piensa usted que esta en el arca de Noe?
    La doctora Wilson recibió un picotazo de Pititi
    -Estos son Palomares Piti y Ramiro... ostias donde anda Ramiro!!!- Hasta ahora no se había percatado de su ausencia-Bueno doctora le dejo a estos dos a ver si me les puede devolver a personas humanas tal y como eran antes que me voy a buscar a Ramiro!!
    Julia subio a Tigromares a la camilla y engancho a Piti por la cola pero este se escapó y se la pego contra la ventana, Julia lo tumbó a él también al lado del tigre que empezó a agitar su pata haciendo aire para intentar despertar a Piti. La doctora empezó a buscar entre sus cosas pero Ulises la seguía tirando de su bata:
    --- Hazme casito, que estoy triste, no pude hacer nada con la serpiente, Julia, Julia, hazme casito.
    --- Espérate, que tu no ves que Tigromares nos da un zarpazo como no haga algo --- El aludido estaba tan tranquilo lamiéndose una pata mientras seguía abanicando a Piti.
    --- Pero quiero que me hagas caso.
    --- Y yo que me lo hagas tu...que ya no tengo Gamba---dijo Ainhoa con una sonrisilla siniestra cerrando la puerta.
    -Salte de aqui, que Ulises es mio!!! = dijo Julia super enfadada
    -Pero el me quiere a miiiiiiiiiiiii = dijo Ainhoa, dandole una bofetada
    -Tranquilas chicas, que Tigromares os esta mirando mal, yo creo que tiene hambre, propongo que busquemos la cura para los animalillos, y despues os peleeis por mi
    Ainhoa y Julia se quedaron mirando, pasados unos segundos empezaron a propinarle collejas a Ulises
    -Que morro tienesssssssss, no pienso pelearme contigo!!
    -Yo tampoco!!
    Tigromares volvio a rugir impaciente
    -Uy, vale = dijo Julia alarmada = Yo creo que tenemos que darles sopa caliente
    -Sopa caliente, tu crees?? = dijo Ainhoa
    -El agua bendita los encogió, demosle sopa caliente, sino podemos probar tambien con Estela
    -Que quieres decir??
    -Que Estela los enciende y evolucionan sin problema.
    |


  4. Piti se llevó las manos al cuello y se empezó a poner colorado y a hincharse cada vez más. Todos sus compañeros estaban alarmados.
    -¡Salomé! ¡Hay que darle algo!
    -Tranquilos chicos a ver qué tengo por aquí!
    La cocinera fue mirando uno a uno los productos de los que disponía: una lata de refresco (primer plano de la etiqueta: COCA-COLA), un bol de ensalada (primer plano de la etiqueta: ISABEL) y... un kiwi!
    -¡Esto servirá!

    Sálome se acercó corriendo con el kiwi en la mano, ante la mirada asombrada de todos, los que más Vilma y Palomares que todavía en paños menores observaban la escena como si se tratase de una película; Salomé se acercó a Piti y le metió el kiwi en la boca a presión.
    --- ¿Pero que haces?--- preguntó extrañada Vilma.
    --- El kiwi tiene propiedades antiestamínicas, parará su reacción alérgica---dijo Ulises volviendo a sentirse importante, pero una risa malévola interrumpio la explicación, todos miraron a Piti que habló con la voz de Gamboa:
    --- Es tarde...lo he poseído!!

    Piti escupió el kiwi de golpe y siguió hablando con el acento sudamericano de Gamboa.
    -Como me habéis matado pienso cobrarme todas las muertes que pueda! Empezando por el tonto del chicle!
    En ese momento Ramiro se acercó CORRIENDO a Piti y se puso a hablar con el Gambas, o al menos lo intentó.
    -Gamboa! Pensé que eras mi amigo, que la CIA nos estaba vigilando todo este tiempo! Y yo que no me daba alegrías en el baño por si me estaban grabando...

    Piti-Gamboa rió de nuevo incluso más malévomente que antes, empujó a Ramiro al suelo y empuñó un tenedor a modo de arma:
    --- Ahora me vengaré!!!!--- Todos se habían juntado y retrocedían hacia la pared, Ramiro se levantó y los siguió a saltitos.
    --- ¿Vuelvas a cojear? Tu cojera es como el Guadiana tío--- comentó Vilma detrás de Palomares, Estela cogida a este y a Ulises pegaba gritos como una histérica:
    --- ¡¡Tenemos que hacer algooooooooo!! Que aunque tenga su cuerpo la voz no es la misma para decireme cochinadas.
    --- A mi no me mireis, que ya me dio de ostias una vez--- dijo Ulises levemente avergonzado.

    -Oye potrilla al cura le sueltas que ya te veo las intenciones- dijo Vilma. Estela se soltó por miedo a que la volviese a dar de ostias, pero se volvió para hablar con el rubio.
    -Palomares tienes que hacer algo, tú eres cura! Tienes el poder divino en ti!
    Palomares quedó pensativo, y entonces avanzó con su toalla hacia Piti-Gambas y cogió la cruz que llevaba colgada en su cuello y la dirigió hacia su cara:
    -Por el poder de Dios, osease yo mismo con este cuerpazo, te obligo que salgas del cuerpo de Piti bichejo asqueroso!!! Muere, muere!
    La cruz empezó a despedir una luz muy intensa...

    ---Oye Ricardo, con la crucecita esa ahorrabamos un huevo en electricidad---comento De la Cuadra.
    --- Julián...¡¡que ahora no es momento hombre!!--- El resto miraban impresionados como la cruz despedía luz, llegó a formar un escudo en torno a Piti-Gamboa pero no parecía llegar del todo.
    --- Es demasiado fuerte---dijo que Palomares que sudaba por el esfuerzo, incluso se escurrría su toalla que cogía con una mano--- teneís que repetir conmigo mi himno.
    --- ¿El padrenuestro?---preguntó Salomé
    --- No, la macarena.

    Todos comenzaron a cantar la macarena a la vez pero nada sucedía. Entonces Palomares se giró a mirarles y frunció el ceño.
    -¡¡Pero tenéis que bailar también!!
    Todos le hicieron caso, algunos con más salero que otros; cabe decir que el movimiento de caderas de De la Cuadra no dejó indiferente a nadie. Entonces el escudo se cerró sobre Piti-Gambas y se escuchó un grito, y una nube de vapor subió al cielo. Ante todos volvió a aparecer Piti, que dijo...

    -- ¡La ostia! ¡¡Padre me has salvado!! Veo la vida con nuevos ojos!!--- se acercó corriendo a Palomares y lo abrazó--- se sumaron todos al abrazo y Piti se apartó de nuevo:--- Palomares creo que te quiero --- Pitufina se echó a llorar, Estela se puso blanca y se cayó redonda al suelo, Vilma no sabía si pegarle a una colleja o una ostia bien dada, Ainhoa estaba en shock, Ulises pensaba como salvarlos de aquella situación y mientras se escuchaba a De la Cuadra decir: "La posesión lo ha dejado amariconado" Ramiro se acercó a una esquina y se sentó abrazando sus rodillas: y empezó a llorar diciendo:
    --- ¿Por qué a él? Pilar y Pedro empiezan por P....era para mi, era mio....

    Piti ignoró a Ramiro, como solía hacer todo el mundo en aquel barco, e hizo algo que nadie esperaba: le plantó un beso en los morros a Palomares. Pero un beso de los buenos. Todos miraban con la boca abierta la escena, en especial cierta chica preñada.
    -Dios, nunca pensé que algo así podría ser tan erótico.
    Palomares se separó de Piti y le dio una colleja de las de su abuela:
    -¿Pero qué haces? Que yo soy hetero, y CURA!
    -- Pero Palomares ¡yo te quiero!
    --- Y yo a ti, pero como un amigo, ¡aparta que te estoy viendo!--- le gritó viendo como Piti acercaba la mano peligrosamente a su toalla.
    --- Sí, sí, pero lo primero que ha dicho es que es hetero, no cura...---comentó Noa dándole un codazo, Piti corría detrás de Palomares intentando darle otro beso y Vilma pensó que aquello ya pasaba de castaño oscuro por muy erótico que fuese, así que fue al camarote de los chicos a buscar agua bendita. Detrás de ella fue Ramiro, pero salió a cubierta diciendo que la vida sin Pilar y Piti no era vida....

    Cuando Vilma iba por el pasillo la adelantó Palomares huyendo de Piti, con tan mala suerte de que al chico se le cayó su toalla al suelo... Piti llegó y la cogió.
    -¡Oh! Voy a guardarla siempre! -Y entonces la empezó a abrazar como si de un peluche se tratase.
    Palomares corría hacia el camarote tapándose como podía, y al llegar allí cerró la puerta de golpe, sin fijarse en que sentadita en su cama y alucinando estaba la inocente Valeria.
    -¡Mierda! ¡Me he equivocado de camarote!

    -- ¿Y eso que és?--- preguntó la niña señalando a las partes nobles de Palomares.
    --- Valeria, bonita...¿me das algo de ropa?--- la dulce e inocente, hasta ese momento, niña asintió y le dio lo primero que tenía a mano para que se tapase. Al acabar de vestirse un grito de niña inundó el pasillo y Palomares salió delante de Valeria, para descubrir que era Piti quien había gritado:
    --- Ahhhhhhhhhhhhhhhh, has roto la toalla, ¡yo te mato!¡Envidiosa!--- el grito era para Vilma que había tropezado con él y se había agarrado la toalla para no caer, ante ese panorama Palomares salió a poner orden, ataviado con uno de los delantales de Salomé.

    Pero como era de esperar lo menos que consiguió fue poner orden. Piti puso ojitos de enamorado y se quedó mirando a Palomares, mientras Valeria, que estaba detrás de él, no paraba de gritar "¡Se le ve el culo, se le ve el culo!". Entonces llegó De la Cuadra y casi le da algo al ver la escena.
    -¡Pero Padre! ¿Qué hace usted vestido así? Eso... ¡eso es un delantal de mi Salomé! ¡Degenerado!
    Las collejas volaban sin parar hacia la coronilla del Pater, hasta que apareció Salomé al final del pasillo...
    -Oye pues le queda mejor que a mí...

    Ante la frase de Salomé su novio se giró para decirle que a nadie le quedaban tan bien los delantales como a ella y Palomares aprovechó el momento, pero ante él tenía una difícil decisión: ¿Huir o taparse el culo?, en ese instante notó como una mano se posaba en su parte trasera y se giró para encontrar que la mano era de Piti.
    --- ¡¿Pero tu estás tonto?!---pegó un bote y se pegó a la pared; para su mala suerte su grito alertó de nuevo a De la Cuadra que se acercó a él y le dio una colleja.
    --- ¡A mi hombre nadie le pega!--- Piti saltó encima del primer oficial cual adolescente desvocada y consiguió tirarlo al suelo.

    Piti y De la Cuadra cayeron al suelo y se desmayaron del golpe. Mientras todos los presentes se arremolinaban a su alrededor Palomares aprovechó y salió corriendo con el delantal hacia la cocina, con tan mala suerte de encontrarse con alguien allí: Ricardo Montero, el capitán, que se estaba comiendo un bocadillo de chorizo. Con todo lo que había visto en ese barco ni se inmutó.
    -Padre, ¿quiere un poco? También hay galletas por ahí, aunque veo que me puede cocinar algo mejor.

    --- La verdad es que preparo una tortilla de patatas estupenda, pero ahora tengo un poquito de prisa--- el Capitán asintió con la cabeza y se apartó para dejarlo pasar--- ¿me da un mordisquito?
    --- Tome Padre, muerda, para coger fuerzas para la escapada--- y miró lo que pasaba.
    --- Yo le hago el boca boca---gritó Estela
    --- Te voy a romper yo a ti la boca de un golpe--- gritó Pitufina --- Piti abrió los ojos antes de desmayarse de nuevo y preguntó:
    --- ¿Palomares?
    --- Buena pregunta--- apostilló Vilma que no daba crédito a la escena.
    --- Por allí--- señaló Montero--- ¿quiere bocadillo Vilma?

    Vilma saltó los cuerpos desmayados de Piti y De la Cuadra y emprendió la búsqueda de PAter no sin antes coger lo que quedaba de toalla roja.
    -Piti es mio que yo me lo centrifugué!
    -Si fuera por esas el 80% de los del barco serían tuyos zorra!
    A medida que Vilma avanzaba en busca de Palomares los gritos se hacían más tenues lo cual le ayudó a oír una puerta cerrándose, la del camarote de los chicos y sin pensarlo entró.
    -Se llama antes de entrar- Dijo un despistado Palomares pensando que se trataría de uno de los chicos mientras se quitaba el delantal
    -Esto yo no quería molestar... venia a .... entregarte tu toalla...
    |


  5. Vista la demanda del público para que este fic no se perdiese y pudiese hacer reir a todo el mundo al margen de sus ideologías lo subimos al blog para que no caiga en el olvido. Insistimos en el hecho de que el título ya lo dice todo, no os sorprendáis de todo lo que podais encontrar en él, desde declaraciones del amor más estrambótico a posesiones y demás ritos paganos.
    Creo que hablo en nombre de todas cuando digo que estamos encantadas de haceros reír con nuestros desvaríos.

    (¿A qué me ha quedado profesional?)


    Vilma caminaba por los pasillos en dirección a los vestuarios. Había sido un día duro: De la Cuadra los había tenido horas y horas limpiando letrinas y estaba deseando darse una ducha para quitarse ese olor. Al entrar en las duchas, lo que vio hizo que se le cayese el bote de champú al suelo.

    Era descomunalmente grande! que tamaño! Vilma se quedo patidifusa ante la imagen que estaban contemplando sus ojos
    -Vilma estas bien? REACCIONA!- le dijo Ainhoa que acababa de llegar
    -Tu mira ahí!- señalo Vilma.
    Y ante sus miradas habia una gran............. serpiente! xD

    En ese mismo momento la puerta del baño se abrió y Estela entró corriendo:
    --- Casqui estás aquiii---le dijo a la serpiente.
    --- ¿La bicha es tuya?---preguntó Vilma horrorizada abrazada a Noa.
    --- Es mía, lleva escondida en la maleta todo el viaje--- Estela acaricio la piel de la serpiente y Vilma no pudo evitar una arcada.

    Entonces entró en el vestuario Ulises con su traje de superhéroe y con una flauta en la mano.
    -Tranquilas, ¡yo os salvaré!
    Comenzó a tocar la flauta y la serpiente se movía al son de la melodía hasta que terminó enroscada en el cuello de su ama, y comenzó a apretar.

    -Oh mierda, no era eso lo que tenía que pasar, te lo juro Estela, yo había practicado con lombrices anteriormente y todo había ido perfecto!-Ulises escondió la flauta a toda prisa
    -Pero haced algo que se esta ahogando joder!!!!(Vilma al parecer era la única que se preocupaba por Estela ya que el resto de la gente seguía haciendo un uso normal de los baños)
    -Yo te salvaré Estela! todo sea si me lo pagas con otro buen polvo que ando necesitado!- Dijo un Piti todo ahogado de la maratón que se había dado para llegar a los baños.

    Mientras Piti cogía un bote de desodorante y empezaba a pulverizar a la bicha con él intentando alelarla, Noa le decía a Ulises, que estaba todo deprimido.
    ---No te preocupes, yo te dejo practicar con las lombrices en mi pelo, que se que puedes.
    --- ¡Piti que la asfixias!---gritó Vilma
    --- ¿Ya me dirás que hago? Muere bichaaaaa--- se le acabo el desodorante y cogio colonia.
    --- Nada de polvo con centrifugado--- dijo Estela ahogada.
    --- Pues ahí te ahogues....

    En ese momento alguien más se unió a la fiesta, un alma caritativa que estaba dispuesto a salvar a Estela de su propia serpiente: Palomares. Todas las féminas profirieron un gemido y cayeron rendidas a sus pies al verle entrar sólo vestido con una toalla roja, pero él se dirigió a la serpiente (también alelada con su cuerpo, todo hay que decirlo) y le dijo lo siguiente:
    -Serpiente, si dejas a Estela te dejo ver mi propia serpiente!
    No hace falta decir que el gemido femenino que se había escuchado antes no fue nada en comparación con el que se escuchó ahora...

    Entonces Palomares empezó a abrir un hueco entre su toalla por el que se fue asomando una bonita serpiente dorada, a su lado cualquier serpiente quedaba eclipsada.
    -Os presento a mi serpiente Pateriana la mismísima que tentó a Eva en el paraíso.
    Entonces las muchachas suspiraron otro oooohhh pero en este caso de asombro y no de chicas con las hormonas alborotadas

    La serpiente de Estela, cobarde como la dueña se soltó del cuello de está y se lanzó por un ojo de buey. Mientras en el vestuario seguían revolucionadas en torno a Palomares, queriendo ver la serpiente Pateriana.
    --- ¿Estamos todos tontos o qué?---gritó Vilma--- pendones necesitados!! fus!! Y tu...quita eso de ahí! Que te pica y tenemos un disgusto!!!---En ese momento, Piti, que había ido a mear salío del baño con los calzoncillos por los tobillos:
    --- ¿Concurso de serpientes? Pues mirad la mia!!!

    Todos miraron la serpiente de Piti con incredulidad debido a su tamaño, ya que no era proporcional a su propia altura, que no era mucha. Entonces Estela salió corriendo hacia él y dijo:
    -No recordaba esta parte de ti, vamos a centrifugar anda!
    Estela tiró de él hacia la puerta del vestuario, pero no pudo salir ya que alguien entró por ella: Pitufina.
    -A ver a ver, aquí Papá Pitufo es mío eh, él sólo centrifuga en mi seta!

    -Se me ocurre una idea mejor ¿y si centrifugamos los 3 a la vez?
    Estela y pitufina se miraron y vacilaron la idea durante unos segundos.
    -PERO QUE ES ESTE ALBOROTO CHICOS! vayan despejando los baños que tenemos que ir a desayunar!-Dijo Salome- Por cierto padre, muy bonita su serpiente ;)

    --- ¡Y dale con la serpiente de Palomares!---gritó Vilma, todos en el vestuario la miraron extrañada. Estela se apartó de Pitufina y gritó:
    --- ¿Por eso no querías que me lo tirase? Lo quieres tuuuuuu!!
    --- Estela no me busques, que luego sale el mounstro hormonado y lloras.
    Mientras Salomé se acercó a Noa y Ulises que seguían hablando de lombrices:
    --- ¿Lombrices? Tu padre tambien es de lombrices--- Sin poder evitarlo Ulises se tiró al suelo a llorar enrrollado en su propia capa de superheroe

    En ese momento De la Cuadra entró a los vestuarios.
    -Copón! Qué lombrices ni qué lombrices, yo soy de anacondas, de anacondas! A ver, Padre, usted guárdese eso que me revoluciona a las féminas, y todo el mundo al comedor ya!
    Todos salieron corriendo antes de que el primer oficial los mandase a limpiar letrinas, y al llegar al comedor alguien le preguntó a Salomé qué iba a hacer ese día para comer.
    -Cielo, hoy voy a hacer gamba al vapor.
    Al oír eso Noa levantó la cabeza.
    -¿Gamba al vapor? ¿Por eso hoy Gamboa no ha dormido en el camarote?

    -Lo siento, la gente pedía que dejara de hacer pescado y arroz todos los días y tenía que variar!
    -Pero que era mi novio! que le iba a dejar en dos horas Salome!!
    -Bueno mujer, así te he quitado ese peso de encima,venga anda toma te he guardado la parte de su serpiente para tí, aunque me parece muy poca cosa y por si acaso te quedabas con hambre también te guarde su hígado! El corazón lo tuve que desechar LO TENÍA PODRIDO!

    Noa seguía mirando tristemente su plato de "Gamba al vapor" pensado en que ya no podía ver la cara de langostino podre que se le pondría cuando lo dejase, y se dedicaba a pinchar los restos con el tenedor. En ese momento Piti llego y se arrojó sobre el plato:
    ---¡¡Zanahoria!!--- Antes de que nadie tuviese tiempo de pararlo se la comió ante la cara de asco del resto. Palomares y Vilma venían detrás, ella le preguntaba si no debería ponerse algo más que la toalla y vieron a Piti congestionado en mitad del comedor.
    --- ¡Se ha comido la serpiente de Gamboa!---grito Noa
    --- ¡No! Es alérgico a las Gambas---gritó Palomares.
    |


  6. Estaba sentado en su cama mirándolos y viendo como ella había vuelto a reír, sonreía y hacía bromas, parecía feliz otra vez y eso era todo lo que a él le importaba, la felicidad de Vilma había llegado a importarle más que nada en este mundo, pero había caído en la cuenta tarde...y no sabía sí algún día podría perdonárselo a si mismo.
    Recordaba las palabras de uno de sus profesores del seminario: Un sacerdote Andrés sabe estar ahí para combatir el dolor ajeno, podemos ser muchas cosas pero lo primero que somos es una conexión entre Dios y el hombre, y estamos ahí para ofrecerles consuelo a todos, a todos.
    Sí, genial, y eso había intentado él, pero ¿y el dolor que él sentía? ¿Eso dónde quedaba? ¿Por eso quién se preocupaba? No dormía por las noches, no le apetecía comer, la mitad del día lo pasaba intentando no verlos, díficil porque vivían encerrados en un barco, y la otra mitad buscándola porque necesitaba verla. No sabía que le pasaba pero lo que si sabía es que no era bueno, y ahora Piti agarraba su mano...notó algo romperse dentro de él y también sintió ganas de pegarle, algo que rara vez había sentido; enfadado con Piti, con Vilma, pero sobretodo consigomismo se levantó y farfullando una despedida salió del camarote.
    --- ¿Y a Palomares que le pasa?
    --- Ni idea---le contestó Ramiro a Vilma---pero lleva unos días que no hay quien le mire para la cara.
    --- Con lo amable que es él siempre---comentó extrañada Estela. Vilma se encogio de hombros y miró a la puerta dolida, antes de plantar una sonrisa falsa en su cara y seguir con la conversación.

    Palomares había acabado en la cocina, no sabía porque, pero ya que estaba allí podía comer algo...y con suerte atragantarse y no tener que seguir viendo lo que veía todos los días. Al abrir la puerta se encontró a Valeria merendando con Sálome.
    --- Ui, perdonad, vengo más tarde.
    --- No sea tonto Padre, pase, que a nosotras no nos importa ¿a que no mi vida?--- Valeria negó con la cabeza mientras masticaba un poco de su bocadillo de nocilla y Palomares sonrió y se sentó.
    --- ¿Quiere comer algo Padre? No tiene usted muy buena cara...---Palomares iba a contestarle pero se escuchó un ruido seguido de los gritos de De la Cuadra y Salomé se levantó.
    --- A saber que le pasa a este hombre ahora...hágame un favor, quédese con la niña y sírvase lo que quiera, que yo vengo ahora. Palomares asintió y Sálome salió con toda la prisa de la cocina.
    --- ¿Quieres un poco de mi bocata?--- dijo Valeria alzando su bocadillo.
    --- No gracias, tu cómete ese que yo me hago otra cosa.---Palomares le sonrió a la niña y se levantó a buscar algo.
    --- Vale, pero si quieres nocilla a ti te dejo, es que el bote es mio y es solo para mi merienda, aunque a veces a Ainhoa le doy un poquito y bueno...a Burbuja.
    --- Muchas gracias Valeria, ¿pues sabes que? Que sí quiero un bocata de nocilla. Tu ya estás acabando el tuyo, ¿quieres más?---La niña asintió con la cabeza:
    --- Pero yo no puedo hacerlo, y si se lo pido a papi va a decir que ya me tome uno y que no puedo más. Pero es que era muy pequeñito...-Palomares rió ante la explicación de la niña.
    --- Pues vamos a hacer una cosa, como queda mucho para la cena y tu fuiste tan buena que me dejas comer de tu nocilla, yo te hago el bocadillo ¿vale? Y es un secreto entre los dos ¿te parece?---Valeria extendio la mano y dijo convencida:
    --- Trato.
    ---Trato---repitió Palomares riendo y tomando la mano de la niña. La verdad es que estar con ella
    estaba haciendo mejorar su humor, llevaba tres días contestando mal, casi sin hablar, y eso no era lo típico en él, de hecho no debía ser así, era sacerdote, se le presuponía otro carácter y otra manera de actuar.
    --- Estás triste---la voz de Valeria interrumpio sus pensamientos--- cuando Ainhoa me pide nocilla está triste, porque mamá no la deja salir, bueno eso antes, o porque un niño no le hace caso o porque dice que la necesita --- Palomares volvio a sonreír ante la inocencia de la niña y se sentó a su lado dándole su segundo bocadillo.
    --- Pero yo no estoy triste, solo tenía hambre y mi mamá siempre me hacía bocadillos de estos cuando era pequeño, por eso me apetecía.
    --- Pero estás triste, tienes cara de estar triste, yo cuando estoy triste voy junto a papá, o Ainhoa o la tía Salomé, me dan un abrazo especial y dejo de estar triste. Al menos un poquito. ¿Tu no tienes nadie para darte un abrazo de esos?
    --- No---Palomares negó con la cabeza pensado como una niña podía llegarle de tal manera--- yo no tengo a nadie, pero bueno tengo a Dios.
    --- Pero Dios no da abrazos Palomares ¿o sí?
    --- No Valeria, Dios no da abrazos, no puede...--- Vale, la niña tenía 5 años y le estaba dando donde más le dolía, eso era lo que quería él, un abrazo, pero más que recibirlo quería darlo, quería abrazarla y decirle que todo iría bien, que él estaba ahí para ella pasase lo que pasase, que aunque hubiesen discutido nada cambiaba, le había dicho en un primer momento que el sería su San José y no era un puesto al que quisiese renunciar, pero no era su decisión...había dudado y alguien le había pasado por delante, alguien que la había puesto a ella como prioridad, alguien a quien ahora mismo envidiaba con todas sus fuerzas, y él no debía sentir envidia...pero había tantas cosas que no debería sentir--- levantó los ojos y se encontró con que Valeria se había levantado de la silla. La niña dejó el bocadillo en la mesa y decidida lo abrazó como pudo desde el suelo.
    --- Pues si Dios no puede te lo doy yo, y seguro que Vilma, o Piti o mi hermana te dan un abrazo si les dices que estás triste, también son amigos tuyos --- La ternura de la niña fue más fuerte que él, le devolvió el abrazo a la pequeña y la levantó, se tragó las lágrimas y se puso en pie, una vez que se levantó empezó a jugar con ella haciendola volar como si se tratase de un avión, Valeria reía encantada y empezó a hablar como si fuese el piloto. Estaban a punto de aterrizar en la encimera cuando Salomé volvió:
    --- Se va una un minuto y lo que se pierde...--- Palomares enrojeció pero Valeria no le dio oportunidad de decir nada:
    --- Palomares, vengaaaa, que ibamos a aterrizar--- el cura reaccionó y acabó la maniobra dejando la pequeña sentada y bajándola luego al suelo --- Palomares, mola mucho jugar contigo --- le dijo volviendo a coger su bocadillo para acabárselo.
    --- Venga señorita, a acabar de merendar junto a papá, que estaba preguntando por ti--- la niña rió al darle Salomé una palmada en el culo y salió de la cocina.
    --- Que buena mano tiene usted con los niños Padre, pena que no entren en sus planes--- Andrés sintió su estómago comprimirse ante el comentario bienintencionado de Salomé, antes de que le diese tiempo a contestar la puerta de la cocina se abrió de golpe y apareció Valeria de nuevo cogida de la mano de Vilma y gritando emocionada:

    --- ¡Palomares! Mira, Vilma también venía a la cocina, venga, venga, pídeselo.
    --- ¿Qué pasa?--- preguntó Vilma confundida, había encontrado a la niña cuando iba a la cocina y la pequeña se había puesto a tirar de ella emocionada --- ¿Qué me vais a pedir?
    Andrés no sabía donde meterse, y se dedicó a darle vueltas a su bocadillo; Vilma tampoco sabía que hacer, no habían vuelto a hablar desde se discusión hace tres días y no sabía que decirle; se había enfadado con él porque no sabía entenderla, pero en el fondo sabía que estaba enfadada con el mundo porque la situación se le había hecho demasiado grande; y ahora que era capaz de mirar en el verdadero fondo del asunto sabía porque estaba enfadada, porque él no podía ayudarla como ella quería, pero eso no era culpa de ninguno de los dos, pero no sabía como pedirle perdon, cada vez que se acordaba de lo que había dicho: No pienso ser tu puñetera Virgen María...ella si que sabía elegir las frases...
    --- Palomares necesita un abrazo y tu eres su amiga, así que dale uno--- la niña intentaba empujar a Vilma como podía pero sus fuerzas no daban para mucho. Salomé miraba la escena sabiendo que debería interrumpir y sacar de allí a Valeria, pero esos dos tenían que hablar y la única que lo había conseguido era la niña, así que esperó.
    --- ¿Que necesita un abrazo?--- preguntó Vilma, sería más fácil preguntarle a él que a Valeria pero ahora mismo no pensaba con claridad.
    --- Sí, echa de menos a su mamá--- Valeria dio la versión que ella había entendido de lo que pasaba---Vengaa, eres su amiga --- Vilma caminó hasta donde él estaba e indecisa lo rodeó con sus brazos, el se agachó para devolvérselo aún más inseguro que ella, en ese momento la cocinera cogió a la niña de la mano y dejaron la cocina. Estar tan cerca de él y ver sus ojo húmedos le dió a Vilma la fuerza para hablar:
    --- Lo siento mucho Andrés--- por fin consiguió pronunciar las palabras y lo abrazó de verdad, él respondió al abrazo y se quedaron allí de pie, abrazados y sin decir nada, Vilma estaba de puntillas para llegarle por completo y Andrés se inclinó para que le resultase más cómodo pero ella mantuvo su agarre firme; no les hizo falta más, ese abrazo eran lo que los dos necesitaban; pasaron un par de minutos antes de que él fuese capaz de apartarse:
    --- No pasa nada, si tenías razón...
    --- No, no--- lo interrumpió ella--- me pase un huevo...
    --- No--- la cortó él--- tenías mucha presión encima y yo...
    --- Que no, que fui yo...--- él se echó a reír y ella lo acompañó--- parecemos idiotas.
    --- Pues un poco la verdad--- la estrechó otra vez entre sus brazos mientras ella reíay la soltó--- ¿amigos?
    --- Solo si nos das un poco de ese bocadillo--- le contestó risueña--- Oh Dios mio...¿es nocilla?--- Palomares se echó a reir ante su reacción y mientras se sentaba partió el bocadillo y le dio a ella el trozo más grande.
    --- Todo vuestro, que tiene que crecer hasta estar bien sanote.
    Ella apretó su mano antes de empezar a devorar su parte de la merienda, se quedaron en la cocina hablando durante un buen rato, los dos más relajados y tranquilos al saber que habían recuperado al otro, dándole gracias a Valeria por haberlos obligado a compartir ese abrazo que lo había solucionado todo y sin saberlo los dos pensaron lo mismo: pase lo que pase y sea como sea siempre estaré a su lado.
    |